martes, noviembre 21, 2006

Un GPS loco, y yo con estos pelos.




Casi había olvidado lo fácil que es vivir aventuras en Madrid, tanta gente, tanta vida, y tanto caos esperando ser absorbido. Y yo, yo amo el caos, adoro esos cambios de situación, de emociones, casi enhebrando de un u otro modo, de forma inesperada, apenas en un instante.

Aquí estoy, esperando a que Mamá termine una clase, me entretengo hilando; espero poder tener tiempo para ponerlo en mi blog. A mi lado piden la cuenta: sumo natural y 5 cigarrillos en el tiempo que llevo escribiendo, no ha podido terminarlos. Definitivamente una persona muy nerviosa, deja el dinero y se va, sin esperar a que el camarero se de la vuelta, así que se acerca a mi y me pregunta. Y entabla una conversación; aún con el local lleno, encuentra un momentito para guiñarme un ojo cuando me sirve 4 albóndigas enormes (almondigas, que estamos en Madriz), están ricas.

Ani llama y veo como su rostro se entristece mientras digo "si cariño, te veo en casa", lo siento solo te he dedicado una sonrisa, no te he prometido nada. Espero que se alejé y recuerdo las aventuras del día.

En Madrid no hay antipolillas en bola, en todas partes venden Polil de percha. Ya nadie guarda ropa en cajas, la ropa les dura una sola temporada, de Zara, así siempre van a la moda. En realidad sólo usan el polil por el olor a Lavanda. Jejejeje, "Scorpions, Scorpions- Lavander, Lavander" (A good Year).

Y después, un buen cocido madrileño, del que no podremos repetir por que olvidamos guardarlo en al nevera, 3 manchas en el mantel nuevo.

Parque de las Avenidas y Sergio no da la mano con fuerza pero Ernesto si, pero sus gestos me provocan una graciosa sensación de dejavou, y ambos me caen bien, y me han enseñado el apartamento más bonito hasta el momento, aunque a Ani no le va a gustar la cocina y el ascensor era demasiado pequeño para meter un sillón. Me gustó la terraza, aunque intuyó que no volveré a fumar, la idea me trae buenos recuerdos y me encantó el anochecer aún con el horrible hotel de fondo. Pobre Sergio, no e imagino lo que debe ser tener un trabajo en el que debes darle la razón y soportar la ridícula verborrea de los clientes. Yo no podría hacerlo, nunca sabré actuar, aunque pudiese callarlo, se me vería en la cara.

¿Cómo pueden alquilar un séptimo sin ascensor? Definitivamente es el sitio ideal para entrenar al equipo olímpico de atletismo. Mis ligamentos no aguantarían ni hasta el 4º piso.

Mañana más, pero tengo un pálpito.

De camino aquí un taxista novato y un GPS loco, increíble combinación para perdernos y reírnos a lo grande haciendo pirulas pro Madrid. Al entrar en el bar 10 cabezas se vuelven hacia mí, con el viento que hace parezco MUFASA en su peor día, me dirijo al baño y los arreglo lo que puedo, al salir " Yo pensaba que eras bonita igualmente, pero gracias por arreglarte para nosotros"; Demonios espero que el rojo me siente bien y pegue con el jersey que llevo.

Pronto veremos el último de hoy, Ani piensa que Madrid es más ruidoso que Dublín, a mí me hace menos daño en los oídos y llevo el MP3 más bajo.

Vaya, echaba de menos hacer esto. Os echaba de menos.


4 Comments:

  • At 5:58 p. m., Blogger Outsider said…

    Toma muchas fotos! (Y compártelas por supuesto!
    :)

    Saludos.

     
  • At 10:14 p. m., Blogger Korkuss said…

    Ya se te extrañaba amiga!

    Saquen a ese diablo del estadio!!

     
  • At 4:34 p. m., Blogger Selara Majere said…

    Outsider: pues claro ahora soloe s cuestion de no dejarme la cámara.

    korkuss: jajajajajaja peor no hombre, no ves que es moquete?

     
  • At 3:37 a. m., Anonymous Anónimo said…

    diooos! que subidon pensando en los bares y los tapas en españa... camareros que se acuerdan de lo que has pedido y te sirven rapido, comida normal, gente que conduce tranquilamente por la calle... PASEAAAR. increible la tierra. disfruta!

     

Publicar un comentario

<< Home