sábado, abril 28, 2007

La conjura de los Necios

“Se dice, se comenta en los pasillos del congreso…” recuerdo que no hace mucho algún periodista (el valiente que recuerde la cita que por favor me ilumine) hacía bromas para ganar puntos para la información política, poniéndola “a pie de calle”, al alcance de todos.

En mis 30 años de existencia (para el que pretenda gritarme, que recuerde que desde que se fecundó el óvulo que me creó, yo existo) he visto evolucionar los “telediarios” o noticieros de varios países.

Curiosamente durante todo este tiempo los periodistas intentaban involucrar al espectador/lector/oyente para ganarse su fidelidad. Y ahora, lo han logrado, ahora aquellos que les respondían en la distancia, sin que el periodista en cuestión pudiese oír, tienen voz. No una gran voz, solo una voz chiquitina entre millones de voces. Después de todo, ¿que es un blog entre la marea de información y opiniones de Internet?

Es como una voz entre el estruendo, pero ¿que ocurre cuando son muchas? Y ¿cuando, milagrosamente, se unen?

Entonces tiene que ser escuchados, entonces son una voz multitudinaria que no se puede acallar, sin necesidad de salir a la calle un día de lluvia, puedes hacer que tu Gobierno, tu jefe o el vecino del quinto, sepan tu opinión. Sin necesidad de aglomeraciones de gente ni pancartas. Eso lo ha logrado la blogesfera.

Ese práctico fenómeno que poco a poco ha llenado nuestras vidas, sin darnos cuenta, como el CD, el walkman o la pizza de microondas; cubriendo las necesidades de nuestro frágil ego, y dándonos la oportunidad de gritar sin dañarnos la garganta.

Y sin embargo mucha gente se lamenta, asegura que debe ser controlado, que debe ser censurado, que debe ser coartado. Y esa actitud me abruma, nunca he soportado a los cobardes, hay dos o tres defectos que considero inaceptables, la cobardía es uno de ellos. Y creo que esa actitud es de cobardes.

Son cobardes esos grupos políticos que el temen tanto a la opinión de sus votantes que consideran que la información y las opiniones entregadas por éste medio son pueriles y ridículas, y las desestiman. Son cobardes aquellos periodistas que avisan de la desinformación que genera éste tipo de comunicación. Son unos cobardes y unos necios.

Cobardes que temen el cambio, y todos sabemos por qué, Qué levante la mano quien haya oído a un buen periodista, a un periodista de verdad decir que los blog van a destruir su trabajo. No hay ninguno, ¿sabéis pro qué? Por que para dar nuestra opinión, necesitamos la información que ellos nos proporcionan, su capacidad de identificar una noticia de una piedra, necesitamos su profesionalidad, sus conocimientos, su experiencia. Los que temen son los malos periodistas, esos tipos que durante el siglo pasado se han enganchado como garrapatas a un puesto que no merecían, por que son mediocres, malos profesionales, y para ser vulgar, vuelve al vulgo y bájate de tu pedestal sagrado. En el fondo entiendo su miedo, su época de enriquecer y llenar sus cuentas a base de no hacer nada que valga la pena, han terminado, ahora ganaran lo mismo que cualquier persona genérica y normal que no sabe brillar con fuerza, o es demasiado arrogante o perezosa como para hacer el esfuerzo. ¿Cuánto le quedan a esos famosillos venidos a menos que se enriquecen por dar su opinión como si valiese algo? Lo que tarden las revistas/cadenas televisivas que simplemente tiene que invitar cada semana a un bloguero para tener el mismo efecto.

Son necios por que no son capaces de ver la maravillosa oportunidad de conocer a su publico, a su votantes., y de cambiar para ganarles, antes tenían que hacer complicados sondeos, miles de estudios para finalmente adivinar lo que quería una persona por la forma de cruzar las piernas, y tantas veces ha llevado a errores que destrozaban carreras. Ahora, se lo decimos a gritos, ¡NECIOS! ¿No sabéis evolucionar y crecer? Pues estancaos y extinguiros como tanto teméis, pues eso mismo habéis provocado.

He oído muchas veces que en el siglo XX se informaba y en el XXI se comunica, creo que no hay mejor ejemplo que éste para demostrarlo. Ahora no es tan fácil manipularnos a través de la televisión. Ahora veo como aquellos que pertenecieron a la era de la información mueven la cabeza cuando ven o escuchan una noticia que no les complace, y veo a los que pertenecemos a la era de la comunicación, lanzarnos a cambiar canales y a buscar por Internet, encendiendo al radio, todo para poder cotejar la información recibida, para verificar su veracidad. Ahora nosotros sabemos lo que queremos saber, conocemos lo que queremos conocer, y cada uno tiene la opinión que quiere tener.




Quiero dar las gracias a Pepe Cervera por su maravillosa inspiración. Las palabras siempre llevan a más palabras, y las suyas me encantan.


http://www.20minutos.es/noticia/227346/0/futuro/blogs/blogosfera/

2 Comments:

Publicar un comentario

<< Home