viernes, julio 06, 2007

Para un amigo

Que siempre ha estado a mi lado, que siempre has sostenido mi mano, que siempre ha sido sincero, que siempre ha luchado a mi lado.

Felicito a todos los que te conocen y a mi misma, me felicito por que has estado un año más entre nosotros, volviéndonos locos, haciéndonos reír, inspirándonos y no dejándonos desfallecer.

Que tengas el mejor de los días Oscar, y que sigas siendo tan feliz.



Y otro gran besote a Miru :P

" Caminaba sola y abatida, extraña y monstruosa, era despreciada por el resto. El resto, todos aquellos que la veían como a un monstruo, que la temían y odiaban, que le daban de lado. Podía verles escondidos tras los postigos, observando asustados, escupiendo veneno a su paso. Las lágrimas pugnaban por salir mientras atravesaba aquella pequeña aldea, debió haber continuado por el bosque, sola, quizás algún día atravesaría una aldea y no le odiarían, pero ahora, no era ese día. Suspiró angustiada, y continuó su camino, pasos lentos, hombros hundido y la cabeza gacha para que no le viesen el rostro.
Esta pose evitó que le cegase el polvo cuando el pequeño huracán comenzó de la nada. Se cubrió con los brazos he intentó buscar refugio, pero antes de localizarlo el viento se detuvo. Bufó molesta al verse cubierta de polvo y comenzó a sacudirse, pero una voz le sacó de su tarea:

- Rápido necesito un mago que me ayude-

Ella levantó el rostro asombrada, un dragón, un dragón plateado estaba delante, pidiéndole ayuda a ella. Por un momento quedó hipnotizada por su brillo y casi sonríe, pero la oscuridad no se borra tan rápido del alma:

- No soy un mago, y no podré ayudarte –
- ¿no eres mago? Siento tu magia y llevas los símbolos de los magos. Por favor no importa tu misión, ahora mismo, se te necesita en otro lugar, rápido –
- Eres un dragón plateado, no puedo acompañarte –
- ¿Por qué no? –
- Por que soy un monstruo –
- ¿Eres un orco, una banshee? ¿qué eres? Tus colores no son los de la diosa del mal y te necesitamos con urgencia, gente buena e inocente puede morir.

Una parte de ella quería seguirle, pero sabía lo que ocurriría cuando se descubriese y quiso terminar lo antes posible. Retiró la capucha con un gesto brusco y airado, pudo oír los susurros en las casas las madres apartando a sus hijos de las ventanas, no sabía cómo se sentía y su pelo no ayudó mucho, parecía el arco iris brillando y cambiando de color mientras pasaba de la ira, a la desilusión a la tristeza. Sus ojos deslumbraban con su fulgor metálico. Quiso focalizar, mostrarse impresionante, terrible, peor todo se derrumbó al oírle decir:

- Por favor no tenemos tiempos para juegos, si vas a enseñarme un monstruo, sácalo ya de la túnica, tenemos prisa –

Se sonrojó, se quedó sin habla y mientras suspiraba no pudo hacer más que obedecer; subirse a su lomo y sujetarse fuerte a sus escamas para no caerse, sin estar segura de lo que había pasado.

El aire le golpeaba fuerte en el rostro y un par de lágrimas resbalaron, no sabía de donde habían salido pero se sintió mejor:

- ¿Estás bien? a la mayoría volar no les sienta demasiado bien.
- Si, no te preocupes, me gusta mucho volar.
- Bueno al menos en eso eres normal
- ¿qué quieres decir?
- Pues que en lo demás pareces un poco rarita.
- Ra… Pues gracias por compartir tu opinión.
- De nada, pero sabes no es tan malo te da factor sorpresa.¿Sabes hacer bolas de fuego?
- Estás seguro que soy maga y ¿me preguntas eso?
- No te molestes, verás conocí una vez a un mago, que casi nos fríe con una bola de fuego, claro que era mayor y siempre estaba perdiendo el sombrero.

Los habitantes del pueblo se estremecieron de pánico en sus casitas por el estruendo de un ruido terrible, terrorífico. Aquellos que hubiesen escuchado bien, quizás habrían descubierto que se trataba sólo de una carcajada, alegre y clara."
"

1 Comments:

  • At 5:30 p. m., Blogger Korkuss said…

    No tengo palabras para agradecerte... y no hablo sólo del post y el precioso relato.

    Gracias por tu amistad nena...

    Te quiero.

     

Publicar un comentario

<< Home