jueves, septiembre 06, 2007

La Ausencia



Silencioso, el viento mece las olas
Que abrazan la orilla en un lento vaivén
Y siento el aire salado en mis labios
Arrancando el sabor a dulce miel.

Lagrimas camufladas con la marea
ahogan los leves susurros de mi corazón
haciendo que mi pasión no sea
más que dolor supeditado a la razón

Te añoro con cada angustioso palpito
Mi alma vaga vacía sin tu abrazo
Mis noches llenas de oscuridad y frío
Mis días deslumbrados por el caos

Nada hay más cruel que tus juegos
No creo que exista mayor tortura
Que sentir el calor de tus besos
y saber la soledad que me auguran

¡Vuelve! Grito a los cuatro vientos
¡Vuelve! Grito con amargura
por qué permites el dolor que siento
por qué no vuelves, mi musa.

4 Comments:

Publicar un comentario

<< Home