viernes, octubre 03, 2008

¿Por qué?


Mi madre suele quejarse muy a menudo de lo repelente que era de niña, curiosamente, mi madre se queja con una sonrisa y lo hace muy a menudo. Mi instinto me dice que eso es síntoma de orgullo, y aunque se contradice mucho con eso que dice “a veces hubiese querido estrangularla” no me sorprende, quiero decir, es mi familia, hacemos cosas muy curiosas desde el cariño y el respeto.


Como todo buen niño mi forma de ser repelente era preguntar ¿por qué? 36 veces al día, es mi frase favorita, llevo como 27 años usándola. Si, 27, es que los 3 anteriores yo nos sabía que se podía preguntar, así que yo (y muchos otros, estoy segura) utilizaba mi laboratorio particular para descubrir la naturaleza de las cosas “veamos es compacto, duro, raspa y no reacciona químicamente a las babas, ya me he vuelto a comer una piedra”.


A partir de los 3 descubrí que los demás personajes con laboratorios tenían información y yo pues, de verdad que lo siento, no lo puedo evitar, soy curiosa… así que comencé a torturarles, hasta los 9 años practiqué mi técnica para ser miembro de la SS, hasta que mi abuela me compró una enciclopedia ENORME; cada libro era más grande que yo por cada lado, y había uno por letra, sisisis, y además la versión Biblia de Iglesia del Quijote.


Lo curioso, es que a pesar de tener otros métodos no paro de preguntar, y preguntar, y preguntar, y al verdad es algo de lo que estoy muy orgullosa. Algún panoli me llama rebelde sin causa, porque sin importar su opinión yo busco mi propia respuesta. Pero mi dios (Richard P. Feynman) era de esa opinión y por eso es mi dios, nótese que no es al revés, mis convicciones van muy por delante de mis creencias religiosas.

Referente a la religión siempre me han dicho que soy agnóstica, porque atea no soy, yo creo que hay un dios o un algo, que básicamente está ahí, va a su bola, y definitivamente pasa de nosotros, está en todos nosotros de la misma manera que yo estoy en mi hermana y mi madre está en ambas (si he usado ejemplos femeninos para evitar choteos) por simpatía (vale genética, ‘tomeito-tomato’ qué más dará), pero poco más.


Creo que si usas mal tu trozo de dios (léase haciendo pupa a otros directa o indirectamente) eres un cabrón desalmado que merece morir, pero yo no voy a hacerlo (aunque puede que te parta la piernas, por diversión) porque, ¿quién soy yo para andar jugando con el trozo de dios de otro?.

Y si, me paso el tiempo muerto pensando en esas cosas, porque pensar es lo que nos hace lo que somos, eso dijo Descartes “pienso luego existo”, sino, perfectamente podríamos ser un pixel mal puesto en el MATRIX.


Resumiendo si pensar es lo que nos hace SER, por qué se empeña todo el mundo en NO SER.
“Cuando eres un miembro fiel de alguna religión, no eres libre de usar tu propio juicio en lo que sea mejor para ti, para tu familia y la sociedad. Más bien, se espera que aplaces el juicio por el de otros que aseguran tener la autoridad sobrenatural. Y desde el momento en que ellos no ofrecen evidencia para avalar lo que dicen excepto su propia palabra, se te pide que evites usar tu propio intelecto en el proceso.” (Thomas Henry Huxley).

Y hay les tienes, como zombies frente a un televisor. Me pregunto si es un síntoma de decadencia de la especie, o es simple vagancia congénita.
Pues que quede claro. YO PIENSO, YO EXISTO.

2 Comments:

Publicar un comentario

<< Home