martes, mayo 26, 2009

Sección poemas

Y ya puestos a abrir secciones nuevas, he decidido que no sólo van mis pobres seguidores a sufrir mis terribles versos, por qué ser un poco cruel, cuando puedo ser MUY cruel, asi que además voy a colgar mis poemas favoritos. Aunque para los que lo duden, Becquer va a estar hasta en la sopa.

Este fascinante hombre, al que siemrpe despreciaré como hombre por superficial y absurdo, por que su corazón sólo era capaz de amar la belleza exterior, sin embargo, siempre ha llegado a mi corazón como poeta con la belleza de su versos y el dolor de su alma. La primera, la Rima que juré jamás haría mía. Evidentemente juré en vano.



Olas gigantes que os reompeís bramando
en asl playas desiertas y remotas,
envuelto entre sábanas de espuma
¡Llevadme con vosotras!

Ráfagas de huracán que arrebatáis
del alto bosque las marchitas hojas,
arrastrado en el ciego torbellino,
¡Llevadme con vosotras!

Nubes de tempestad que rompe el rayo
y en fuego ornáis las desprendidas orlas,
arrebatado entre la niebla oscura
¡Llevadme con vosotras!

Llevadme por piedad a donde el vértigo
con al razón me arranque la memoría.
¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme
con mi dolor a solas!.

miércoles, mayo 20, 2009

La muerte Blanca

Buenas a todos, queridos y queridas, con este post quiero inagurar una nueva sección, Heroes y Leyendas. Cada vez que me dé por ahí (me niego a poner una fecha fija que luego me estreso con los plazos), añadiré a este blog un pequeño resumen de la fascinante vida de ese personaje histórico al que admiro, y en la Libreria, colgaré un relato que le he dedicado a ese personaje. ¿Que os parece? Bueno, bueno, no contesteis todos a la vez que saturais blogspot.

Para sorpresa de todos, no voy a empezar por Feynman :-P

El personaje de hoy es Simo Häyhä, "la muerte blanca" o "Vita Döden" como le llamaban los rusos (Meneame es muy inspirador). Simo era un granjero Finés, que desarrolló su labor como francotirador durante la Guerra de Invierno de 1939-1940. Antes de la Guerra nuestro amigo cazaba para comer (deduzco que es difícil plantar nada en Finlandia en pleno invierno), pero pronto fue conocido por la gran cantidad de trofeos que tenía en casa. Cuando los rusos entraron ese invierno en guerra con Finlandia, Simo entró en la Historia. Oficialmente cuenta con 505 muertes con una M/28 y unas 200 con una Suomi KP/31, pero es bastante probable que su recuento ascienda en otros 50 enemigos caídos y todo en 100 días. Los rusos le tenían miedo hasta tal punto que pasó a ser leyenda entre sus filas.

Todo estó lo logró con mucha meticulosidad, mucha práctica, y mucho sentido común. Para empezar utilizaba sólo mirilla metalica, sin lente de aumento, por varios motivos: para utilizar las lentes, tenía que elevar más la cabeza, el cristal se podía empañar, y finalmente, un reflejo del cristal podría revelar su posición. Siempre vestía de blanco, como podréis imaginar, en invierno, en Finlandia hace un calor agobiante, entre 20 y 40.... bajo cero. Aparte, Simo, siempre cuidaba la localización de sus puestos, aplastaba la nieve y procuraba llenarse la boca de nieve para reducir la minimo la cantidad de vaho que pudiese delatarle. Chico listo, ¿eh?. Cuando le preguntaban cómo era tan bueno, siempre respondía "práctica".

Simo fue herido de gravedad casi por accidente cuando quedaban 3 días para el final de la guerra, por ello no pudo participar en la 2ª Guerra Mundial. Probablemente por eso Hitler vivió durante tanto tiempo.

Ahora ya sabéis, en mi biblioteca está el pequeño relato que he escrito sobre este hombre que "sólo cumplía ordenes y hacía su trabajo".

sábado, mayo 16, 2009

Sin ti

Pensamientos ominosos nublan mi razon
los sueños rotos pasan en un suspiro
con los latidos de mi maltrecho corazon

Y en las sombras de la luna
no encuentro ninguna esperanza
solo el odio acechando en una duna

Si morpheo viene a buscarme esta noche
espero que me lleve lejos de este erial
lejos de este dolor que se me hace enterno
cerca de la atronadora llamada final

que me lleve lejos de tus ojos y tu sonrisa
que me lleve lejos del sonido de tu voz
que me lleve de su mano con la suave brisa
elevandome junto a el hasta el sol.