miércoles, junio 24, 2009

San Juan

Será mi voz lo que hace que nadie me tome en serio, o mi cara de niña, o mi mirada curiosa que debora todo lo que mira.

Sé que ya no me importa, qué será lo que provoca esa ceguera crónica, o la estupidez congénita, esta noche es San Juan, está noche quemaré en la hoguera a todos aquellos que no me ven, o no han sabido verme. Esta noche me quemaré a mi misma y renaceré de las cenizas, como el Ave Fenix de alas negras que soy.

Y al renacer solo estarán conmigo aquellos que de verdad lo valen, aquellos que merecen la pena. Por primera vez voy a celebrar el solsticio de verano, por primera vez creo que es necesario deshacerse de lo que ha quedado atrás. Los ciegos, los sordos y los estúpidos, arderan, ¡arderan!.

Es fabulosa la paz que da saber lo que se busca en la vida, aunque a veces me confunda el perder de vista el camino, o darme cuenta que me he desviado. Pero tener el objetivo alli a lo lejos, brillante y guiandote, le da paz al alma. Ilumina como el fuego en la noche. Y sé muy bien lo que quiero, y cómo lo quiero.

Esta noche tiraré todo el peso extra, que lograba que incluso un bugatti, pierda aceleración. Esta noche les diré adios. Y lo más gracioso, es que quizás, no lo sepan nunca, pero desde esta noche, ya no serán nada más que una sombra entre las tinieblas.