lunes, junio 29, 2009

A veces

A veces, al quitarme el esmalte, encuentro sangre bajo mis uñas,
sangre de heridas hechas a otros o auto inflingidas, no lo se.
Heridas que espero dejaran marca,
pues no hay nada tan terrible como ser invisible,
como pasar por la vida de alguien sin dejar huella.

A veces, al cepillarme, me cae cenizas del pelo,
cenizas de hoguerras que creo no haber prendido,
cenizas de funerales de aquellos que se han ido,
cenizas, aún tibias, de las que he renacido.

A veces, morpheo me trae en sueños
rostros que aún no conozco, voces que me susurran
ojos invitadores que me guían hacia pasajes mágicos.

A veces, durante el día, el sol me ciega
y solo veo mis pies por el camino polvoriento.

A veces, solo amo, y duelo, y sueño, y vivo.